RAZONES PARA CONTRATAR UN ABOGADO


Estos consejos de un Abogado Laboralista en Bilbao te pueden ayudar a ganar mucho tiempo y dinero.

A todos nos cuesta gastar dinero. Es algo normal y común puesto que el esfuerzo para ganarlo es enorme. En la gran mayoría de las ocasiones tratamos de evitar gastos pensando que existen alternativas que nos pueden hacer ahorrar dinero.

Para entenderlo, un ejemplo puede ser un chapuza en casa como la colocación de una puerta. No somos carpinteros y no le hemos hecho nunca. Compramos los materiales, buscamos información en Internet de como hacerlo y nos ponemos manos a la obra. El resultado nunca va a ser como el de un carpintero especialista en puertas. Los hemos tenido como clientes, trabajaban para una gran carpintería dedicada al sector de la construcción. Instalaban al día hasta 4 puertas completas si mal no recuerdo. Al año más de 800 cálculo. ¿Crees que vas a ser capaz de hacerlo mejor o igual de bien? Sinceramente, no, es imposible. Y además habrás utilizado como mínimo el triple de tiempo para realizar la misma tarea.

Si te equivocas puedes volver a intentarlo, sin embargo en una reclamación no tienes dos intentos. Un grave Accidente de Trabajo (Accidente Laboral) se sufre una vez en la vida, no dos. Por eso, un abogado especialista cuenta con la experiencia para realizar un trabajo de calidad, ahorrando al cliente tiempo y preocupaciones. Contratar un abogado especializado en la materia asegura resultados de calidad y ahorra tiempo. Muchas veces no se valora el tiempo, y es un factor fundamental de nuestras vidas al no tener precio.

Piensa que puedes estudiar las leyes igual de bien que un licenciado en derecho, la universidad no es garantía de experiencia. Pero aunque seas muy inteligente y estudies las leyes carecerás de experiencia. La cuestión no es ser muy inteligente, la cuestión es tener mucha experiencia en la materia. Y eso solo se logra con especialización a base de tiempo, esfuerzo y dedicación.

Conocer el funcionamiento de los juzgados, conocer el criterio de los jueces en determinadas materias, o conocer las técnicas de defensa de los abogados contrarios solo es posible con experiencia previa. No es necesario ser superdotado, lo necesario es realizar la misma tarea muchas veces, para poder conseguir los mejores resultados.

Además, hay otro factor fundamental para contratar un abogado. La responsabilidad profesional que ostenta por las actuaciones que realiza en nombre de sus clientes. Efectivamente un abogado tiene, o debería tener, una póliza de responsabilidad profesional por lo que si te ves afectado por una negligencia profesional puedes reclamar al abogado que te indemnice por las daños y perjuicios causados.

Evidentemente al amigo o conocido  que te ha dado el maravilloso consejo de que en agosto se interrumpen los plazos,  no le puedes reclamar que se te haya pasado el plazo para impugnar tu despido del 30 de julio cuando planteas en septiembre tu reclamación fuera de plazo perdiendo tu indemnización y derecho a la reincorporación. Este ejemplo, lamentablemente, sucede todos los años. A muchos clientes se lo han llegado a decir otros abogados, evidentemente, no especialistas que actúan en calidad de amigos. Por eso desconfía de estos consejos y busca asesoramiento donde un abogado especialista.


Si te ha parecido interesante el contenido, compártelo, a poder ser exclusivamente con otr@s trabajador@s.

Correo
Llamada
Asignación
Acerca de
LinkedIn